Desde hace un tiempo encontramos sartenes de cerámica, hierro, acero inoxidable, titanio… La diversidad de materiales confunde muchas veces al usuario.

¿Qué sartén es la más ecológica?
¿Qué sartén es la más saludable?
¿Y la menos nociva?

Éstas son las preguntas típicas que recibimos, pero no hay una respuesta universal: cada usuario debe encontrar su sartén. Todas tienen sus ventajas e inconvenientes. Esperamos que con este escrito podáis formaros vuestra opinión para comprar vuestra mejor opción.

Sartenes de materiales saludables

En primer lugar hay que recordar que la amplia oferta de materiales responde a la necesidad de dar alternativas al teflón. Se trata de retirar esas “fabulosas” sartenes, a las que tanto gusto habíamos cogido porque no se nos pegaban las tortillas… ¿Por qué? El teflón es un material sintético prácticamente inerte, que no reacciona con nada (mientras no esté rayado).

Es una mezcla de polímeros sintéticos conocidos como PFC que están catalogados como compuestos orgánicos persistentes, lo que quiere decir que se acumulan en el medio y en el cuerpo de los seres vivos (no los eliminan). Uno de los PFC que se utilizan para fabricar el teflón es el PFOA, que en pruebas de laboratorio ha resultado tóxico para animales.

Materiales alternativos para las sartenes de teflon

En el mercado podemos encontrar diferentes materiales. Cada material tiene sus ventajas e inconvenientes descubre cuál es el que mejor se ajusta a tus necesidades.

1. Sartén de hierro de la marca DeBuyer

Estas sartenes son muy económicas y son para toda la vida. Si se hace un buen uso no se pegan los alimentos. Incluso sirven para las tortillas de patatas.

El inconveniente: necesitan, una vez lavadas, un buen secado y un poco de aceite para que no se oxiden. Muchas veces incluso después de su uso solo es necesario retirar el aceite sobrante con un paño si no se ha ensuciado mucho la sartén.

Son económicas, no pesan tanto como las sartenes de hierro colado y son para toda la vida. Si se oscurecen y se ponen feas, mucho mejor, ya que mejora su capacidad antiadherente. Su fabricación es íntegramente europea; se hacen en Francia.

Si queréis más información, consultad aquí.

2. Sartén de hierro fundido de la marca LeCreuset

No son tan económicas como las anteriores, pero también son para toda la vida. ¡Hay gente que las ha heredado de sus familiares!

El inconveniente: pesan bastante y hay personas mayores que no tienen fuerza suficiente en muñecas y brazos.

Funcionan muy bien como plancha. Si se hace un buen uso tampoco se pega nada. La fabricación también es francesa.

Para más información, consultad aquí.

3. Sartén de acero inoxidable de Fissler y Khun Rikon

Estas sartenes son de fabricación alemana la primera y suiza la segunda. Ambas son de gran calidad y para toda la vida. Son más ligeras que las de hierro y para cocinar son excelentes para la cocción de cualquier alimento a la plancha o freír.

La ventaja del acero inoxidable: no requiere ningún mantenimiento especial. Si tenemos ciertos cuidados cuando cocinamos, no se pegan. Atención a las personas con alergia al níquel.

Para más información, consultad aquí

4. Sartén de cerámica de la marca Khun Rikon y GreenPan

Las primeras, de diseño suizo, están fabricadas en Italia, aunque algunos modelos más económicos  se fabrican en China. Las segundas, diseñadas en Bélgica, están producidas en China en su propia fábrica. Son las sartenes antiadherentes que han sustituido al teflón.

El inconveniente: ambos precios son superiores a muchas otras sartenes de cerámica del mercado que tienen resultados muy desastrosos según muchos usuarios. Si realmente se desean sartenes antiadherentes sin teflón esta es la mejor alternativa, pero es necesario invertir en sartenes de calidad.

Su mantenimiento es delicado y su capacidad antiadherente se reduce con el uso. No les gusta que las sobrecalienten.

5. Sartén de titanio de la marca Woll

La sartén estrella. Aunque su precio puede generar reticencias, sirve para todo. Es ideal para vegetarianos porque el tofu y el seitan se cocinan perfectamente, y sin aceite.

Su mantenimiento es mínimo, son muy resistentes. Su fabricación es alemana.

Si queréis más información, consultad aquí.

 

Sílvia Ferrer-Dalmau Bosch
René, productos para un hogar saludable y eficientes
www.espairene.com