crema antiagingTan importante es tener en cuenta lo que comemos como lo que nos ponemos directamente en la piel. Por eso siempre recomendamos el uso de cosméticos naturales con certificación biológica, ya que nos aseguran que los ingredientes son naturales y no contienen sustancias químicas agresivas para la piel.

Pero si combinamos el uso de un buen cosmético con una buena nutricosmética conseguiremos resultados más sorprendentes. Es lo que en el libro del doctor Manuel Jiménez Ucero, Los secretos de la nutricosmética. Alimenta tu belleza, llama twincosmética, porque hace referencia a la combinación de un nutricosmético con un cosmético de aplicación externa. Esta combinación, cuenta el doctor, consigue la máxima eficacia y la potenciación de los efectos de ambos productos. Una de las ventajas de este tratamiento combinado es que tiene unos resultados inmediatos y duraderos. Por un lado, el cosmético aplicado directamente en la piel actúa de forma evidente y permite que los principios activos presentes en la formulación penetren más eficazmente. Además, la suplementación con un nutricosmética asegura la reparación y la nutrición de la piel desde dentro y ofrece un efecto a corto-largo plazo que se mantendrá en el tiempo. A continuación, os ofrecemos nuestra propuesta de twincosmética para cada caso:

Evitar las primeras arrugas del rostro

Nutricosmética: ácido hialurónico y un complejo rico en antioxidantes. Por un lado, el ácido hialurónico proporciona hidratación y ayuda a rellenar los surcos, lo que evitará la aparición de las arrugas. Por otro, una suplementación rica en antioxidantes evita los efectos nocivos derivados de un exceso de radicales libres.

Cosmética bio: es mejor escoger cremas naturales que en su composición contengan activos naturales como el aceite de macadamia o la manteca de karité, que proporcionan hidratación profunda; el ácido hialurónico, que estimula de forma natural la elasticidad de la piel; o el Hydrocotile asiatica, que favorece la producción de colágeno. También podemos elegir cremas con extracto de semillas de membrillo o cera de abejas, que aportan hidratación y suavidad a la piel y la protegen frente a las agresiones del medio ambiente. Recomendamos aplicar mañana y noche sobre la piel limpia y tonificada. Algunos ejemplos son: la crema facial Hidra fresca de Omeline, la crema regeneradora Intense Moisture, de Farfalla, y la crema de membrillo de Dr. Hauschka.

Evitar que la piel de la zona del cuello cuelgue

Nutricosmética: ácido hialurónico o colágeno. Son los más indicados para ello.

Cosmética bio: en este caso tenemos que recurrir a cremas con efecto rejuvenecedor y que en su composición tengan en cuenta la presencia de nutrientes antioxidantes como los flavonoides y antocianidinas. Ingredientes como el cacao, rico en antioxidantes; el aguacate, rico en ácido oleico (omega-9); frutos rojos como la frambuesa; la vid o el tomillo, que aportan una gran riqueza en vitamina C, antocianidinas y gemas de bambú, ricas en silicio. Ingredientes con una acción calmante potente y un efecto tónico y reparador que aportan firmeza y suavizan y alisan las pieles más resecas. Ejemplos como la emulsión reafirmante de Dulkamara o la crema regeneradora de Dr. Hauschka son los que debemos tener en cuenta para tratar esta zona tan delicada del rostro. Son cosméticos que ayudan a atenuar las arrugas, aportan firmeza y elasticidad.

Cuidar una zona tan delicada como la de los ojos

La zona del contorno de ojos es la más delicada. La piel es más fina y el tejido subcutáneo es muy blando. Un organismo intoxicado puede repercutir en el mal aspecto de la zona ocular (la salud del hígado está muy relacionada con los ojos). Es conveniente llevar gafas de sol siempre que se pueda para evitar el exceso de sol o, en caso de hacer deporte, para evitar el exceso de partículas provenientes de la polución que puedan entrar en los ojos. También hay que asegurarse un buen descanso nocturno y evitar frotarse los ojos. A la hora de maquillarse los ojos, es recomendable utilizar siempre maquillaje bio y procurar limpiar bien la cara con productos que no irriten, como puede ser el desmaquillador de Omeline.

Las ojeras suelen presentarse por un problema circulatorio o por falta de sueño. Lo que hay que hacer es, en primer lugar, corregir la causa que las origina, y luego, aplicar compresas de agua floral de azul alcián.

Nutricosmética: betacaroteno. Es importante para la salud de la vista, omega-3 y omega-6, para aportar hidratación en la zona, flavonoides, protectores capilares, útiles contra el edema de los párpados, las ojeras y la sequedad ocular.

Cosmética bio: para tratar las bolsas de los ojos va muy bien el aplicador de bola de Farfalla, por su contenido en extractos de gemas de Sorbier que, gracias a sus principios activos, ayudan a reducir visiblemente las ojeras y la hinchazón; también bien la leche virginal de Dulkamara, que, gracias a su composición derivada de las gemas de bambú, refresca, relaja y oxigena esta zona tan delicada y proporciona un aspecto joven y una gran sensación de frescor.

Tratamiento antienvejecimiento

A continuación, Susana Boulton, especialista en cosmética natural, nos da unas pautas para cuidar la piel por fuera y obtener un efecto antienvejecimiento.

1) Limpieza mañana y noche la piel con una leche limpiadora (Omeline, Farfalla o Dr. Hauschka). Aconseja una leche porque es el producto que más nutrirá la piel gracias a sus aceites vegetales. Las pieles que más se beneficiarán son las secas, por la falta de lípidos. Si aplicamos la leche con las manos aprovecharemos mejor el producto y la piel absorberá mejor los activos de los aceites. Con la edad la piel se seca, sobre todo en el caso de las mujeres, por el efecto de la menopausia, ya que se pierden estrógenos en todo este proceso. Esto no quiere decir que todas las pieles sean secas, pero un porcentaje importante lo son.

2) Aplicar una loción tónica para equilibrar el pH de la piel, y poder recibir la crema hidratante escogida. El tónico ayuda a cerrar los poros y a refrescar la piel. Como ejemplos, recomendamos la de Farfalla de la línea Intense Moisture. Es importante que la piel esté muy hidratada y que mantenga su elasticidad para prevenir la aparición de arrugas prematuras.

3) Aplicar el contorno de ojos por la mañana y por la noche. Arrugas de expresión, arrugas pronunciadas, bolsas o ojeras. Para bolsas y ojeras funciona muy bien el contorno de ojos con textura gel, como el de Farfallla, que además se usa con un aplicador de bola para ayudar a drenar. En caso de arruga, las texturas en forma de crema tienen más poder de nutrición.

4) Aplicar el suero regenerador o reafirmante según las necesidades de la piel. El suero de Farfalla y el suero de argán funcionan muy bien. Es interesante tener en cuenta que las pieles mixtas pesan más, porque son más gruesas, por lo que tienen más tendencia a ser flácidas; las secas, en cambio, tienen más tendencia a arrugarse por la falta de lípidos.

5) Después del suero, una vez la piel lo ha absorbido todo, aplicamos la crema antiedad, que nos aportará nutrición y todos los ingredientes que la piel necesita. Puede ser de la línea Omeline Riche, para pieles maduras, la crema Age Miracle, de Farfalla, con ingredientes innovadores antienvejecimiento o la crema facial hidronutriente de Dulkamara, que hidrata y aporta elasticidad y resistencia a los cambios externos, nutre en profundidad y mejora el drenaje de impurezas de la piel. Suaviza la epidermis y recupera y unifica el tono de la piel, gracias a su riqueza en principios activos naturales.

También podemos añadir a las cremas unas gotas de aceite vegetal de argán, para potenciar el efecto regenerador o podemos aplicar la crema sola, aunque es más aconsejable hacerlo por la noche.
En caso de manchas, el aceite de rosa mosqueta funciona muy bien, pero es importante hacerlo con mucha constancia y no esperar resultados rápidos, ya que es un proceso lento, de meses.

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico