Complementación natural

Cuando el organismo cae enfermo, nos avisa de que está comenzando el proceso de curación. Es una manera de activar las defensas y de eliminar los tóxicos acumulados. Podemos ayudarle en este proceso no solo con una buena alimentación, sino también con una complementación nutricional correcta. Veamos algunos complementos a los que podemos recurrir, eso sí, siempre con el asesoramiento de un profesional.

Vitamina C de fuentes naturales con bioflavonoides: ayuda a prevenir los resfriados y gripes y favorece su curación, si ya están instaurados. Ayuda a obtener unas buenas defensas, sobre todo glóbulos blancos, los encargados de identificar y eliminar los microorganismos patógenos. Además, presenta una potente acción antioxidante que mejora la salud de las mucosas. Es importante recordar que el estrés es el factor externo que consume más vitamina C.

Propóleos: actúa como un potente antibiótico natural. Se utiliza para tratar infecciones de las vías respiratorias altas, gripe, otitis, laringitis…

Equinácea: planta reconocida por su acción estimuladora del sistema inmunitario. Se recomienda en caso de resfriados y gripes.

Semillas de pomelo: su riqueza en vitamina C y en bioflavonoides ayuda a prevenir y a tratar numerosas enfermedades de tracto respiratorio, al tiempo que refuerza las defensas.

Shiitake: seta cultivada desde hace siglos en las regiones montañosas de Asia, muy valorada por su sabor y por sus propiedades medicinales. Ayuda a mejorar la resistencia del organismo ante agresiones externas.

Jalea real: es una sustancia natural nutritiva proveniente de las abejas que, gracias a su riqueza en nutrientes esenciales, ayuda a mantener las defensas en estado óptimo y potencia la vitalidad del organismo. Destaca por la cantidad de vitaminas del grupo B, aminoácidos y ácidos grasos esenciales, sobre todo DHA, ácido graso necesario para el desarrollo intelectual correcto.

Probióticos: son microorganismos que forman parte del equilibrio correcto de la flora intestinal, al tiempo que evitan el crecimiento de microorganismos patógenos. Mejoran la función intestinal y favorecen el sistema inmunitario.

Astrágalo: planta que ayuda a reducir la incidencia y duración del resfriado común, además de favorecer una buena respuesta inmunológica. También aumenta la tolerancia al estrés −conocida como una planta con propiedades adaptogénicas.

Ajo: se conocen sus beneficios desde la antigüedad. Sus compuestos sulfurados inhiben la acción de compuestos inflamatorios y le confieren propiedades expectorantes que favorecen la reducción de la congestión de las mucosas.

Llega el otoño, un periodo del año en el que, a menudo, los virus y las bacterias aprovechan que el organismo baja la guardia. Un periodo en el que se juntan los cambios estacionales con el estrés de la escuela y del trabajo, momento en que nuestras defensas se tambalean y todavía están en rodaje. Y es entonces cuando aparecen los típicos resfriados y gripes de otoño: frío, fiebre, náuseas, malestar general, diarreas, dolor de cabeza, tos persistente… Son los síntomas típicos que nos avisan de la invasión de microorganismos patógenos. Desgraciadamente, hoy en día es una excepción la persona que logra pasar este periodo del año sin caer víctima de los virus y las bacterias. ¡Pero no tiremos la toalla! Con una buena prevención podemos conseguir que nuestro cuerpo actúe con eficiencia.

home-costipat-e1316818550810

¿Por qué unos caen enfermos más a menudo que otros?

A pesar de que todos estamos expuestos a los microorganismos, siempre hay quien enferma más que el resto. ¿Por qué sucede esto? ¿Qué es lo que determina la posibilidad de adquirir una infección? Según el Dr. Pérez-Calvo, la diferencia se encuentra en la condición o estado biológico y energético de la persona, es decir, el “terreno” con el que tope el microorganismo patógeno. Según la medicina tradicional china, desde el punto de vista energético, la inmunidad depende también de una especie de pantalla defensiva que posee el organismo para impedir la entrada de energía patógena. Esta pantalla es, en realidad, una corriente que circula por la piel y que en medicina china se conoce como wei-chi −literalmente, “energía defensiva”. Su vigor depende del nivel de energía de que disponga el organismo pero, sobre todo, de la energía del pulmón, que es el órgano que controla y nutre el wei-chi.

Los causantes principales de la debilitación del terreno

Factores como el clima húmedo, la exposición a la contaminación ambiental, el consumo de alimentos desvitalizados y el estrés sostenido son los ingredientes principales que favorecen un sistema digestivo y respiratorio debilitado con tendencia a presentar enfermedades infecciosas del tracto respiratorio como es el caso del resfriado común, la gripe, la faringitis… Si procuramos tener una buena respiración, oxigenar mejor cada célula del organismo y si, además, tratamos de comer alimentos propios de la estación y, si es posible, ecológicos, favoreceremos una buena energía vital y un terreno menos abonado para que se instalen las infecciones.

Lo primero que hay que hacer cuando nos resfriamos

Cuando ya nos ha atrapado, lo primero que hay que hacer es reposo, desde los primeros síntomas, para minimizar los posibles daños de la infección. Por otra parte, podemos optar por los medicamentos alopáticos, pero lo que harán es atenuar los síntomas de la gripe o los resfriados y nos sobrecargarán el hígado. Para ayudar al organismo hay que buscar métodos más naturales que ayuden a fortalecerlo.

La alimentación: clave para conseguir un terreno fuerte

En cuanto a la alimentación, es importante eliminar todos los azúcares refinados y alimentos ricos en grasa, porque dificultan el trabajo del hígado y roban energía al organismo. La ingesta de sustancias tóxicas como el café, el tabaco, los alimentos procesados ​​y ricos en azúcares refinados condicionan un terreno debilitado. Debemos evitar los excesos porque lo que necesita el cuerpo es reposo y evitar digestiones pesadas. En este punto, el Dr. Jorge Pérez-Calvo recomienda tomar alimentos que fortalezcan y nutran los pulmones y que, al mismo tiempo, contribuyan al mantenimiento de la energía y la vitalidad del organismo, como por ejemplo los alimentos alcalinitizantes como las sopas de miso, las algas −que favorecen la eliminación de calor húmedo−, o el ajo y la cebolla, con conocidas propiedades antibióticas −se recomienda cocinarlos sin aceite porque, en caso contrario, producen calor y humedad y pueden agravar la inflamación. Y son especialmente adecuados el tofu, las azukis y el pescado. En el caso de rinitis o sinusitis, se recomiendan los picantes fríos como el wasabi o la menta. También es bueno tomar jengibre, excelente para estimular la energía del bazo, la debilidad del cual es, con frecuencia, la causa de que el pulmón también carezca de fuerza.

Lo que no se recomienda mucho es tomar el típico vaso de leche con miel. Contrariamente a la creencia popular, la debemos evitar cuando tenemos resfriados, ya que la leche aumenta la mucosidad. Si lo que queremos es beneficiarnos de las propiedades medicinales de la miel, es mejor tomarla en una infusión con plantas como el jengibre, que ayuda a eliminar la congestión, o el regaliz, que suaviza las mucosas respiratorias.

La mejor prevención: defensas siempre en forma

La mejor prevención es estar sano, con las defensas bien efectivas, y disponer de un buen terreno. Por este motivo, la dieta, la complementación natural, la práctica de ejercicio físico y una correcta respiración y actividad mental y emocional, así como un buen descanso, son la clave para lograrlo. Una buena manera de preparar el organismo es realizar una cura de desintoxicación. Otro método de prevención que recomienda siempre el Dr. Pros son los lavados de nariz con agua de mar. ¿Verdad que nos lavamos los dientes todos los días? También es importante limpiar la nariz cada día con agua de mar. Este pequeño gesto nos protegerá de los típicos resfriados invernales al tiempo que favorecerá la higiene de la nariz, y es un gran preventivo de las enfermedades infecciosas del tracto respiratorio.

 

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico