Tortilla de patata III

Hervir las patatas en vez de freírlas

El mayor problema de la tortilla de patata está en freír las patatas con aceites de mala calidad, como el de oliva refinado, girasol refinado o cualquier aceite que ponga “aceite de X” sin especificar que es virgen. Es tan fácil como mirar la etiqueta: si no pone virgen, es que es refinado. Estos aceites refinados no resisten las altas temperaturas y, cuando freímos con ellos, se transforman en grasas trans, que tienen un efecto directo perjudicial para la salud. Más allá de eso, está el si es necesario “malgastar” tanto aceite cuando se puede hacer perfectamente hirviéndolas o al horno con un resultado igual, o mejor.

Para conseguir un mejor aporte nutricional, podemos, además, enfriar las patatas y guardarlas en la nevera para utilizarlas el día después. De esta forma, el almidón se transforma en almidón resistente, que producirá un efecto prebiótico en la flora intestinal.

Según los expertos y varios estudios, durante este tiempo que están en la nevera a 4-5ºC, los almidones de la patata se transforman en el denominado almidón retrogradado. Esta nueva estructura, ya no la podemos digerir. En cambio, las bacterias de nuestra flora sí tienen las herramientas necesarias para deshacer este almidón y alimentarse de él. Es así cómo sucede el efecto prebiótico, y la patata se convierte en un superalimento muy saludable para nuestras bacterias. Más información en el artículo “La patata del día anterior mejor que recién cocinada

Ingredientes tortilla de patata

Acompañar el plato de color

La combinación más típica es acompañar la tortilla con abundante cebolla salteada, pero también se puede añadir otra hortaliza como la zanahoria o el calabacín, que proporcionarán al plato todavía más jugosidad; además de alguna especia como comino, pimienta o cúrcuma para dar ese toque especial y potenciar el sabor.

Se puede acompañar con ensalada o con una deliciosa salsa de aguacate que proporcionará una textura cremosa y muchas propiedades nutricionales. Así tendremos un plato completo tanto en sabor como en nutrientes.

Tortilla de patata II

La receta

Ingredients

Para la tortilla

  • 2-3 patatas medianas
  • 5 huevos del número 0-1 de gallinas felices
  • 2 cebollas
  • especias al gusto (comino, pimienta..)
  • 1 pizca de sal

 

Para la ensalada y salsa de aguacate

  • 1 puñado de rúcula
  • 1/2 zanahoria
  • 1 aguacate pequeño o 1/2 grande
  • 1/2 limón
  • 1 rama de albahaca
  • 1 c.s. de aceite de oliva virgen extra

 

Elaboración

Hay dos opciones para realizar esta receta. La primera es hacer en el mismo día las patatas hervidas y luego la tortilla, con lo que tardaremos unos 30 minutos. La otra opción es hacer las patatas con piel el día anterior y, al día siguiente, cocinar el resto del plato.

  1. Cortar a medias lunas la cebolla y saltearla a fuego medio con aceite de oliva virgen extra. Si se pega, añadir un poco de agua.
  2. Quitar la piel a la patata previamente hervida (del día anterior), cortarla a trozos pequeños e incorporarla en la sartén cuando la cebolla esté bien hecha.
  3. Ir removiendo y chafando la patata, hasta que quede una masa homogénea. Bajar el fuego y dejar que coja temperatura.
  4. Batir los huevos en un bol grande y añadir la masa de cebolla y patata. Remover bien. Incorporar un poco de aceite en la misma sartén en la que se ha preparado la cebolla y la patata, y echar la mezcla. Dejar que se haga a fuego lento durante 2-5 minutos y darle la vuelta. Repetir el proceso y apagar el fuego o retirar la tortilla en un plato con un poco de rúcula y zanahoria rallada.
  5. Para hacer la salsa de aguacate, batir el aguacate, el limón, la albahaca y el aceite todo junto, y servirla por encima de la tortilla. Le dará una textura cremosa que contrarrestará con todo el plato. 
Mireia Galtés
Mireia Galtés

Graduada en Publicidad y relaciones públicas, dietista y bloguer en Lemon’s Secrets.