Acostumbrados a utilizar los caldos preparados del súper, o las típicas pastillas o cubitos, que básicamente acostumbran a llevar un 2% de zanahoria, cebolla y patata, y que suelen contener fécula, aromas, grasa de leche y azúcar; tenemos marcas ecológicas de caldos con más variedad de hortalizas, en más cantidad y sin esos extras nada beneficiosos.

caldo_depurativo

Un vaso de caldo depurativo. Foto: Pau Esculies

Podemos cocinar cereales y salsas y preparar sopas con estos caldos, mucho más ricos de contenido, pero también podemos ir más allá: podemos prepararlos para convertirlos en bebida.

Cuando nos imaginamos a una persona con una taza calentita en el sofá o recién levantada, nos la imaginamos con una taza de café, ¿verdad? La industria del café nos ha metido esta necesidad en lo más profundo de la cabeza. ¿Y si rompemos estereotipos y nos aprovechamos de los beneficios de una bebida caliente como un caldo vegetal? Un vasito de caldo antes de las comidas prepara para la digestión (“enciende el horno” como dice siempre Olga Cuevas) y, en consecuencia, la mejora exponencialmente. Una taza de caldo a media mañana o a media tarde puede ayudar a calmarnos o a calentar el cuerpo.

El 90% del caldo es agua, sí; pero aproximadamente el 10% restante es más que agua. Por lo tanto, los caldos nos satisfacen una necesidad fisiológica básica, hidratarnos, y nos limpian los órganos de eliminación como el hígado y los riñones; pero sobre todo nos remineralizan. Esto, pues, significa que no debemos sustituir el agua por los caldos, pero sí acostumbrarnos a tomar más.

Los caldos hidratan, limpian el hígado y los riñones y remineralizan

Tradicionalmente, el caldo se ha hecho con huesos o espinas. Si se pone carne, hay que recordar que se debe quitar la capa de grasa que queda flotando una vez se ha enfriado el caldo. Durante la época de nuestros abuelos, muchas veces se cenaba caldo con un ingrediente (ajo, hinojo…) y pan seco a trocitos.

Ahora, podemos disponer de muchas más hortalizas, tenemos más información de contenido y elaboración, pero nos falta tiempo (aunque es cuestión de priorizar).

¿Qué caldos hacemos y cómo los preparamos?

Lo más recomendable es encontrar una combinación que nos guste, sin pasarnos con la sal, y añadiendo o quitando ingredientes. Siempre será más saludable todo caldo vegetal que animal. De todas formas, podemos destacar algunos alimentos que, por sus propiedades terapéuticas, nos podrán ayudar según nuestro objetivo:

  • Depurar: caldos con apio, manzana, hinojo, wakame, kombu
  • Remineralizar: caldos con espinas y trocitos de pez, hiziki, miso
  • Prevenir malas digestiones: caldos digestivos con miso, kombu, col, jengibre
  • Fortalecer el sistema inmunitario y calentar el cuerpo cuando llegamos a casa un día lluvioso y desanimado: caldos fortificadores con apio, ajo, pimienta, jengibre, canela
  • Calmar y armonizar: cebolla, manzana, kudzu

Otros:
Antes hablábamos de la sopa de ajo de nuestros abuelos. Pues también ayuda a disolver la mucosidad. Para los resfriados, es perfecta también la sopa de tomillo. Si lo combinamos con cebolla y cochayuyo aún mejor.

También podemos encontrar la sopa antienvejecimiento de la que nos hablaba la doctora Glòria Sabater.

¿Cómo se hace un caldo?

caldo

Dependiendo del tipo de ingredientes y de la cantidad, el tiempo para preparar un caldo puede ir de los veinte minutos hasta la hora y media.

A la hora de salpimentarlos, cabe recordar que no es preciso que todos sean salados, también los podemos dejar dulces, lo que también ayuda a eliminar la ansiedad por el dulce.

Aprovechemos el tiempo

Al hervir las verduras, se puede guardar el agua restante en la nevera en una botella de cristal y reutilizarla para cocer los cereales con un poco de sal y aceite y para hacer salsas y sofritos.

Además de las hortalizas y verduras, hay otro ingrediente muy importante en los caldos: el miso.

¿Qué es el miso?

¿Conocéis el miso? ¿Lo habéis probado alguna vez?

sopa-miso

El miso es una pasta sólida de un color marronoso resultante de fermentar la soja con kogi.
Como es el resultado de una fermentación, contiene enzimas naturales, que nos ayudarán a deshacer y a digerir mejor los nutrientes en los intestinos.

De esta forma, también ayuda a tener unos intestinos más sanos y funcionales, con una flora mejor, ya que ayuda a eliminar las toxicidades del cuerpo: residuos resultantes de metabolizar la proteína animal, el tabaco, la contaminación y en cierta medida metales pesados.

El miso también es un alimento alcalinizante que colabora a la hora de compensar la acidificación de una dieta rica en café, proteína animal y azúcares. Ayuda, además, a nutrir la energía del riñón.

Es la mejor forma de introducir la soja en la dieta, sin los efectos contradictorios que tiene en formato grano o bebida.

Podemos tomar caldos cada día; pero miso, máximo unas tres veces a la semana siempre que no haya ningún problema de hipertensión.

¿Y qué tipo de miso hay?

El miso de soja solo es el hatcho miso.

Hay tres variedades de miso que están mezcladas con cereal; así pues, tienen una proporción de aminoácidos (proteína) más alta porque combinan legumbre y cereal:

  • Kome o shiro miso, con arroz blanco.
  • Genmai miso, con arroz integral.
  • Mugi miso, con cebada.

Si no hemos tomado nunca, empecemos por los sobrecitos que venden preparados o por el más clarito de color que encontremos (el kome miso). Tiene un sabor fuerte y salado. Con una cucharilla por taza tendremos suficiente. Hay que añadirlo al agua o al caldo cuando ya esté caliente y fuera del fuego, y disolver la pasta. ¡Es importante recordar añadirla al caldo que no haya sido salado!

Si ya consumimos de forma habitual, podemos cambiar de variedad según la estación según la potencia energética: en invierno, hatcho miso; en verano, kome miso; en primavera, genmai miso, y en otoño, mugi miso.

naturalSorteo de 3 lotes de caldos Aneto 

Cuál es vuestra sopa preferida y que lleva?

Escríbenos a info@soycomocomo.es

El próximo viernes, 21 de febrero, sortearemos 3 lotes de caldos Aneto: el lote natural, el lote ecológico y un lote de caldos Aneto sin sal.

Neus Elcacho

Dietista integrativa y coach nutricional

Neus Elcacho

Ahora puedes pedir cita con
Neus Elcacho en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico